Historia del Palacete Lantin

 

porte façade musée magnin
En 1652, Etienne Lantin (1610-1681), consejero en la Camara Regional de Cuentas, heredo de su padre el terreno de la calle des Bons Enfants. El primer documento que certifica la construccion esta fechado de 1663. La exiguïdad del espacio no permitio construir entre patio y jardin. El architecto (anonimo) diseno, tal vez para paliar este problema, un hueco de escalera monumental, amplificada por un cupula decarada en estuco que proporciona el interes architectonico al edificio.

 

La elevacion particularmente sobria de la fachada, pone de relieve el aparejo en piedra rosa. Esta marcada por una alineacion regular de ventanas, ordenada en torno a una imponente puerta cochera de espiritu clasico. La decoracion se limita a la alternancia de frontones entrecortados o de medio punto, y mensulas que sostienen los frontones, inspirados por la Antigüedad.

 

El palacete paso por differentes manos. En 1829, fue adquirido por Jean-Hugues Magnin, el abuelo de los coleccionistas, que lo transitio a su hijo Joseph Magnin (1824-1910) y a su esposa Pauline Belloncle. Sus dos hijos, Maurice y Jeanne vivieron en el de jovenes, antes de viajar a la capital donde su padre tuvo que asumir responsibilidades politicas importantes, durante la caida del Segundo Imperio. Son ellos quienes formaron la coleccion y que optaron por legarla e instalarla en la residencia familiar.

 

Una transformacion importante, pero realizada con la preocupacion de unidad, fue la agragacion de unidad de 1851 de una planta a la cuadras situadas en el fondo del patio, en el estilo Luis XV. Cuando fue surgiendo la idea de un museo, se confiaron las obras de ordenacion, para transformar las antiguas dependencias en salas de exposicion, a Auguste Perret, autor del teatro de los Campos Eliseos, que trabajo en este proyecto en 1930-1931. Instalo una iluminacion cenital en el antiguo patio e intento conciliar el uso de un nuevo material, el hormigon armado, con la arquitectura clasica del palacete.